Hijos de las Estrellas

La vida nos pone ante situaciones que jamás pensábamos enfrentarnos. Para ser sinceros, pensábamos que la vida nos pondría frente a ellas más adelante, cuando ya tuviésemos todo organizado.
Pero las rupturas, las discusiones y las pérdidas surgen de pronto, si previo aviso, sin llamar a la puerta. Un día te encuentras relajado, tranquilo en tu mundo, decorando tu hogar, y suena la puerta:

TOC TOC
¿QUIÉN ES?
SOY YO, LA FATALIDAD

Y hay que dejarla entrar. ¡No hay otra!
No podemos huir del tiempo, del destino, de la vida. Es en estos momentos cuando nos damos cuenta de quiénes son las personas que están con nosotros. Desde un abrazo, una mirada, una llamada, un mensaje al móvil… Cortas conversaciones que sólo muestran sanar la herida que llevamos dentro.

8112169010_765c6d0288_b

Hoy saqué a pasear a Zubi, mi pequeño hijo perruno. Era de noche, y el cielo estaba despejado. Zubi tiró hacia el campo al que solemos salir cuando es de día.
Por lo general le habría dicho que no, y habría discutido un rato con él hasta “convencerle” que era más seguro pasear entre los edificios, pero en esta ocasión preferí dejarle disfrutar de su pequeña victoria. Nos adentramos en la oscuridad.

A los pocos metros nos encontrábamos iluminados por la luz de la luna. Me resultó sorprendente poder ver en medio de la oscuridad. Los árboles, las flores, la hierba, las piedras, la tierra, el barro… Todo podía verlo con claridad. Miré atrás y ahí quedaba la ciudad, los bloques de cemento iluminados por decenas de farolas. Luces blancas y amarillas. Me deslumbraban. Entonces miré al cielo.
Me sorpendí. Hacía tiempo que no veía tal cantidad de estrellas. Brillaban sobre mi cabeza, unas azules, otras blancas, otras multicolor.

396346408-astrolapse-cielo-estrellado-estrella-cuerpo-celeste-maui

Resulta sorprendente cómo, al alejarse un poco de la ciudad, de todo lo artificial, de la electricidad, de lo material… cómo al alejarse de las construcciones que nosotros mismos hemos hecho nos podemos sentir tan universales, tan unidos con el TODO.

Así es como me sentí yo esta noche.
Miré al cielo y pude sentir al Universo, al Amor, a Dios.

Todos nosotros pertenencemos a la creación universal que jamás llegaremos a comprender.
Todos nosotros llevamos en nuestra esencia el nacimiento y la destrucción de todas las estrellas del firmamento.
Todos nosotros llevamos grabado con tinta invisible la evolución de las especies, las lágrimas de nuestros antepasados, los besos de todos los seres, el sexo de la naturaleza, el cariño universal, la muerte eterna.
Todos nosotros llevamos en nuestro interior la necesidad de unirnos.

evolucion-de-las-ballenas

Los planetas, las galaxias, los cometas, los cuerpos celestes… todos bailan en un eterno baile estelar, armónico, natural.
Así es como bailamos nosotros, los seres humanos armónicos. Cuando dejamos hablar a la esencia universal surge el amor.

Miré a las estrellas y me sentí pleno. Mi familia, mis verdaderos amigos, mi marido. Todos pertenecemos a la misma galaxia. Somos hijos de las estrellas, del mismo universo, de Dios.

Los pequeños seres de mi Universo. Todos ellos saben quiénes son.

Danzamos con amor. Aceptamos el ir y venir de la vida. Dolerá, pero es la existencia.
El Big Bang, los agujeros negros, las supernovas.
El nacimiento.
La muerte.
Las palabras.
El amor.

Buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s