El ser que habita en mi interior (3)

Buenas…. ¿madrugadas?
Hay días que son realmente enriquecedores, de esos en los que se pueden sacar grandes enseñanzas para la vida y sentimos que hemos dado un pasito adelante en nuestra vida.
De hecho, hay temporadas en que esos días parecen darse de continuo, y cada día merece ser marcada en el calendario con una estrella. Quizá, si estamos atentos al día a día, a cada instante de la vida, podamos hacer que todos los días merezcan ser enmarcados.
Hoy ha sido uno de esos días. ^_^

Si tuviera que sacar una enseñanza del día de hoy, es el poder del amor. El amor sincero, puro, unificado… ese amor que traspasa raza, sexo o religión, que une familias, amigos y parejas. Al hablar con amor y sinceridad, y ante todo con humildad y dando nuestro brazo a torcer, tendremos varios beneficios inmediatos, pero el principal de ellos es que caminaremos con la Verdad de nuestro lado.
Si hay algo que le guste a nuestro inconsciente, es poder tener la Verdad en la mano. Las mentiras se caen por si mismas, no duran en el tiempo y/o nos destruyen la mente…
Y, sin embargo, muchos tendemos a mentir (de una u otra manera) para nos jugar con la Verdad, porque quizá nos pese demasiado la realidad, o quizá pensemos que los demás son tan inútiles que van a ser incapaces de aceptar la nueva realidad.
¿Acaso va a hacer tanto daño la Verdad al mundo? 
Qué merece la pena… ¿la supuesta tranquilidad de una persona que no creemos capaz de comprendernos, o la fidelidad a nosotros mismos¿

Quiero decirlo bien alto. Si hay algo que merezca la pena en esta vida, es lo siguiente:
SER FIELES A NOSOTROS MISMOS
A nuestros principios, a nuestro camino espiritual, a la base moral, a lo que entendemos por amor, por avanzar, por la evolución, por la humildad que todos los seres humanos hemos de tener.
Hay que ser fiel a la VERDAD, y, pese a quien le pese, tendremos que hacer lo que sea para no alejarnos del camino de la verdad.

Me gusta fantasear, y a veces imagino un mundo en el que todos somos sinceros con nuestra propia realidad. Nadie se salvaría, y todos, de forma natural, actuaríamos de forma pura, opinando y diciendo lo que quisiéramos decir de verdad. No tendríamos miedo de ser como quisiéramos ser, porque, aunque los cambios fueran duros y quizá descubrir cosas de nuestros amigos o de nuestra pareja nos llevase a romper dicha relación, como danzaríamos con la verdad, todo sufrimiento se transformaría en una ocasión para avanzar y en una posible enseñanza. Comprenderíamos que al llevar la Verdad por delante, ya sea acerca de nuestros sentimientos, deseos o temores, nos haría sentirnos mejor no sólo a nosotros, sino a la otra persona. Nuestras familia, nuestra pareja o nuestros amigos se sentirían en paz y felices de ver cómo podemos confiar en ellos.

Pero somos cobardes, y hay diferentes capas que nos impiden hablar como pensamos. Son diferentes máscaras que ocultan la realidad de lo que somos, y nos hacen vivir con ansiedad, con anhelos, con deseos, con temor y con una pesadilla continua, con los típico “el qué dirán” o “si ella se entera de esto, me mata”. Nos volvemos posesivos, egocéntricos, temerosos, arrogantes, irascibles… Las máscaras/barreras del ego nos impiden actuar con naturalidad.

A veces no decimos “te quiero” las veces necesarias a la gente que de verdad lo merece.
A veces negamos lo que sentimos hacia otras personas, cuando en realidad sacarlo a la luz y compartirlo sería la perfecta solución para disipar ese sentimiento.
Nos avergonzamos de nuestras atracciones e instinto, cuando en realidad oprimir ese instinto es lo que hace que cada vez seamos más desdichados.
Paper_mache_mask

HEMOS DE ROMPER LA MÁSCARA.
Buenas noches, Igor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s