El ser que habita en mi interior (2)

Buenas madrugadas… otra vez.
Ayer me dediqué a sacar a la luz algunos de mis pensamientos recurrentes, esos en los que intento comprender un poco cómo funciona este mundo en el que nos encontramos. Ahí, explicaba que, poco a poco, sacamos a la luz la verdadera personalidad y nos acercamos a lo que de verdad somos.
De este modo, puede que encontremos un tipo (digamos Xavi) que durante los treinta años de su vida ha sido una persona de costumbres. Religioso, muy lector, aborrecedor de los festivales y un tipo de los más tranquilo que hace poco encontró a la mujer de su vida (digamos “mujer de Xavi”) con la que está planeando tener descendencia.

Xavi y su amigo, llamado "amigo de Xavi", ambos hombres de bien.

Xavi y su amigo, llamado “amigo de Xavi”, ambos hombres de bien.

Pero ¡oh! hay algo en el interior de Xavi que pide salir a gritos, y sólo él, y nadie más que él, tendrá la opción de sacar a relucir su verdadera personalidad.
Quizá su verdadero yo no sea religioso. Quizá para poder comprender el mundo no necesite la concepción de un Dios creador o una fuerza/energía unificadora que se mueve únicamente por medio del amor.
Quizá esté arrepentido de por vida por no haberse acercado más a la música y haber aprendido a tocar la guitarra eléctrica, el ukelele o el tambor japonés.
Quizá se haya quedado con la duda de cómo habría sido su vida si se hubiera enrollado con aquella compañera suya en el viaje fin de curso… o, por qué no, haber besado a su mejor amigo en aquella noche de borrachera unos años atrás.
Quizá le gustaría decir lo que piensa más a menudo.
Quizá se arrepienta de no haber cumplido sus sueños.

Éste podría haber sido Xavi, un hombre de bien y guitarrista.

Éste podría haber sido Xavi, un hombre de bien y guitarrista.

Sin embargo, ahí le tenemos, sonriente de cara a la galería, siendo un ejemplo a seguir por todos los demás.
En su familia no faltarán los halagos:Hay que ver lo que bien que te ha ido en la vida“, “eres un hombre de bien” o “hacéis una pareja ideal“, y Xavi, tonto el que más, se lo creerá, sonreirá y pensará que está haciendo lo correcto, pero habrá algo, dentro suya, que le recordará que se ha equivocado, que no ha seguido el camino de sus sueños, y que el tiempo no va a volver atrás para darle una segunda oportunidad.

El tiempo nunca volverá...

El tiempo nunca volverá…

Con esto quiero recordar lo que escribí ayer. No hay segundas oportunidades en la vida. JAMÁS tenemos otra ocasión idéntica para poder rectificar nuestro error.
Los errores en la vida suceden, y sus consecuencias estamos condenados a vivirlas.
Todo acto que realizamos tiene inmediatamente una consecuencia en nuestra vida, y actos como la dejadez, el pasotismo, la indiferencia, el pensar que somos eternos, que nada de lo que hacemos vale la pena… ese tipo de actos son los que más daño pueden llegar a hacer, tanto a nosotros como a nuestro entorno.
A veces nos movemos como quiere la sociedad, y entiendo por sociedad al conjunto del sistema educativo, gobierno, padres, familia, gente, publicidad, empresas… es decir, nos comportamos como un ciudadanos más, y hacemos lo que se espera de nosotros:
Comprar y consumir los productos que nos hacen creer que necesitamos.
Disfrutamos de los placeres del primer mundo, sufrimos por gilipolleces y luego tenemos la comodidad de tumbarnos cada noche en nuestra cama, tocarnos si nos place y dormir a pierna suelta con la seguridad de que mañana de que seguiremos aquí (a menos que caiga un asteroide o se inicie en nuestra ciudad la tercera guerra mundial), ya que nuestro país no está en estado de emergencia, y no tenemos a un grupo terrorista llamado ISIS que el día menos pensado aparece en el barrio, toma a todos los habitantes de la ciudad, les coloca de rodillas en la plaza del pueblo (tanto ancianos, niños, hombres, mujeres o bebés) y los fusila sin piedad alguna, todo bajo la absurda y gilipollesca excusa de que Alá es lo que quiere.

Nos abandonamos al reino de los sueños para descansar. Allí, la realidad se transforma y nuestros deseos y temores salen a la luz.

Nos abandonamos al reino de los sueños para descansar. Allí, la realidad se transforma y nuestros deseos y temores salen a la luz.

No. No tenemos ninguna de esas preocupaciones. Tenemos todo el tiempo del mundo para poder engrandecer nuestro alma, para aprender a perdonar y amar a nuestro prójimo, acercarnos a las personas que nos conviene y alejarnos de las personas tóxicas… pero no. El ser humano es idiota por naturaleza, o, mejor dicho, es idiota por sociedad, porque lo natural es avanzar y danzar con el universo.
Aunque suene muy poético, debemos convencernos de una vez por todas que somos nosotros los que danzamos al son de la música del Universo. Mi vida, en la historia gigantesca del Cosmos, es una mísera línea a pie de página (más o menos bonita, pero mísera y a pie de página).
No somos más que eso. Nos creemos el centro del Universo, creemos conocer en tan sólo una vida humana la verdad de la vida, cuando ni siquiera juntando la sabiduría de filósofos a los largo de la historia llegaremos a conocer la VERDAD de la vida… ¿cómo podemos ser tan ridículos de creer que lo sabremos en nuestra vida?
Cuanto más intento comprender la vida, más pequeño y ridículo me siento. ¿Qué puede tener de especial un tipo como yo?
noche20oscura

Aquí es donde viene lo que de verdad quería escribir cuando inicié esta entrada. Si ayer habla de descubrir al verdadero ser que existe en nuestro interior (un ser puro, natural, fluído, magnífico…), dentro de nosotros habita otro ser, que sus actos se notan bastante en este mundo, pero que pocas veces somos conscientes de él.
Me refiero al lado oculto de nuestro alma, al Yo-oscuro, al que nos invita a caer en los siete pecados capitales, el que nos anima a pisar a nuestro compañero de trabajo por alcanzar un puesto de relevancia, el que nos hace saltarnos ese paso tan importante de “pensar dos veces lo que se va a decir”…
Me refiero a esa parte que saca lo peor de nosotros, la que nos hace gritar, perder los nervios, llorar… la que nos toma y nos ahoga en el caudal de pensamientos turbios… Y lo malo es que no sólo tenemos que lidiar con la sociedad que nos intenta inculcar unos valores que sólo sirven para ahogar el alma.
No. Tenemos que lidiar con nosotros mismos, a reconfigurar nuestro interior para amoldarnos a lo que de verdad somos… ¿Y qué se supone que somos? Cada uno lo tiene que ir descubriendo.

Cuando escribo todo este tipo de cosas, me doy cuenta que soy un egocéntrico, o mejor dicho, la humanidad entera es egocéntrica.
Con el máximo respeto a todas las religiones y corrientes espirituales que hay en el planeta (de las cuáles he aprendido muchas cosas, desde la Biblia hasta el Dhammanpada, pasando por el Corán, libros sufíes, New Age, Curso de Milagros… entre otras cosas), me sorprende cómo nosotros, simples seres humanos, somos capaces de crear (y creernos) una creencia con tal de dar sentido a nuestra vida.
¿Tendrán razón ellos, o quizá no? No lo sé. No quiero entrar en debates sobre la existencia o no de Jesús (que a mi parecer poco tiene de importante, ya que lo que de verdad merece la pena son sus actos y palabras, recogidos en el Nuevo Testamento), sobre si la historia de Buda es cierta o si existen otras dimensiones además de la nuestra.
Siempre que esa enseñanza sea buena, respete los valores, nos ayude a avanzar, no genere maldad… ¿por qué no permitir vivirla?

El Diablo tentando a Jesús, una de las partes que más me gustan de la vida de Jesús.  El cuadro se llama "La tentación de Cristo", de Ary Scheffer.

El Diablo tentando a Jesús, una de las partes que más me gustan de la vida de Jesús.
El cuadro se llama “La tentación de Cristo”, de Ary Scheffer.

Cuando me refiero a que una persona se cree una creencia, me refiero cuando esa persona cree que se “verdad” es la única, y no da el brazo a torcer. Puede que lo mejor y lo más “realista” sea ser científico en la mayoría de los aspectos de la vida, no dar cabida a la espiritualidad y no ver más allá.
De hecho, yo mismo, por muy fantasioso o espiritual que me pueda poner a veces, no me gusta dar las cosas por ciertas así “porque sí”. Una de las cosas que más me fascinan es conocer la VERDAD de todo, y los que hayáis leído algunas de mis novelas (División Escorpio, Proyecto AC7 o La Catarsis de Hugo) o alguno de mis relatos de Wattpad, habréis visto que es un tema obsesivo.

Debo reconocer que me fascinan los temas paranormales, desde los contactos con espíritus a encuentros con extraterrestres, visiones de OVNIS, fantasmas, etc…
Pero lo que no puedo dar por cierto es un video cutre que haya visto por Internet así de repente, por muy cierto que pueda parecer. Si, por ejemplo, encuentro un video de un avistamiento OVNI en Rusia, y el video es más que creíble… ¿me voy a tener que conformar con eso?
¡PARA NADA! Buscaré información para lograr desmentir o apoyar esa teoría, y, después de buscar y buscar información, en el 90% de los casos llego a la conclusión de que TODO es mentira, y el otro 10% queda en un caso de leve duda, por falta de pruebas (hay videos muy antiguos, faltan testimonios, desaparecen pruebas).
Por eso me fascina la gente que se creen “guardianes de la luz y viven con la obsesión que una nave extraterrestre contactó con ellos para dar un mensaje especial al mundo, que la Virgen María se apareció para construir un altar en su honor, que el fantasma de su abuela se presenta en sueños para dar mensajes que ayuden a la familia…
Me cuesta creer en que somos tan especiales para llegar a ese punto, y me maravilla la gente con ese complejo de Mesías, cuando uno de los “mesías” más importantes que hemos tenido en la historia de la humanidad (vuelvo a nombrarle, Jesús) enseñó humildad, caridad y respeto (algo que prácticamente la organización de la Iglesia a nivel internacional se ha olvidado, pero que, gracias a Dios, muchas de las “hormiguitas” que la componen no lo han olvidado) (es gracias a ese tipo de personas por lo que pienso que una religión es buena, pero no una Iglesia Jerárquica como tal).

I WANT TO BELIEVE... ¡¡pero con pruebas, coñe!!

I WANT TO BELIEVE… ¡¡pero con pruebas, coñe!!

Creo en Dios, pero “odio” esa palabra, porque Dios es una palabra que en nuestra sociedad tiene una acepción muy cristiana, y no olvidemos que Yavéh o Alá son Dios, y que en la antigüedad y en oriente existen multitud de dioses.
Lo que yo entiendo por Dios es la VERDAD, la ley que unifica todo, que da un sentido a todo lo que vivimos, que esta llena de compasión, claridad, verdad, amorEso, para mi, es el Dios verdadero, es el que habla desde nuestro interior para ayudarnos a tratar con amor a los que nos rodean. Da igual que seamos hombres, mujeres, gays, lesbianas, negros, blancos, transexuales, ancianos, bisexuales, monógamos, polígamos, budistas, cristianos, ateos, agnósticos, amarillos, cuadrados, lechugas, saltamones o lo que demonios seamos.
Ese amor puro del que hablo, es que el que poco a poco hará que nuestro Yo-oscuro se vaya retirando, y la luz que todos tenemos en nuestro interior salga de una vez por todas a relucir. 
De este modo, quizá llegue el día en que podamos decir con sinceridad ‘namasté‘, y saludar de verdad a la luz de Dios que hay en nuestro interior.
🙂

Sin nada más que decir, deseo que todos seáis muy felices.
Repito. Adoro la gente que habita en mi Universo. Adoro y doy las gracias a mi marido Fran por todo el apoyo que me da, y a mi perro Zubi por lo vago y cariñoso que es ^_^
Ah, y dedico todo esto que he escrito a David 😉
Buenas madrugadas. Se os quiere.
Igor.
PD: mientras escribía esto, me he tomado una copita de absenta… ¿se ha notado? 😉

Y, como antes he puesto un cuadro, termino poniendo otro.  "El bebedor de absenta", de Pablo Picasso :-) (Esta es la cara que tengo ahora mismo :P )

Y, como antes he puesto un cuadro, termino poniendo otro.
“El bebedor de absenta”, de Pablo Picasso 🙂
Esa es la cara que tengo ahora mismo 😛 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s