El ser que habita en mi interior

Buenas madrugadas.
A veces me gusta pensar que hago lo correcto en la vida.
Ya sabéis, seguir unas pautas que nos lleva a ser mejores personas, para que nos podamos sentir mejor con nosotros mismos y hagamos un pelín más felices a los que nos rodean (o que los problemas no sean tan grandes como a veces parecen ser).
La cuestión es que cada uno de nosotros tiene una concepción de lo que está bien y de lo que está mal, y aún si esas formas de ver el mundo se llegasen a parecer, cuestiones como la familia, la amistad, el sexo, la cultura, la religión o el amor (entre otros muchos temas) suelen ser puntos de inflexión en las relaciones entre personas.

En ocasiones nuestros actos nos dejan solos ante el mundo. Es en esas ocasiones cuando hay que pensar en nuestros actos y trabajar por guiarlos a un mejor camino.

En ocasiones nuestros actos nos dejan solos ante el mundo. Es en esas ocasiones cuando hay que pensar en nuestros actos y trabajar por guiarlos a un mejor camino.

La vida es un no parar de evolucionar, pero… ¿evolucionar a dónde? Me gusta pensar que poco a poco debemos conocernos mejor, y que somos unos completos desconocidos, tanto para el mundo como para nosotros.
El problema (el mayor problema, a mi parecer) es que el ser humano todavía no ha creado la máquina del tiempo, y, nos pese más o menos, todos nuestros actos, desde las acciones a los pensamientos, son únicos en el tiempo, y jamás volverán a repetirse, ni jamás tendremos una segunda oportunidad.

"La cara de la guerra", del genial pintor Dalí, me puede ayudar a que comprendáis cómo me veo a mi mismo a veces... Un ser dentro de otros ser, que a su vez tiene otro ser oculto. Cuanto más indagamos en nuestro interior para conocernos mejor, más largo va a ser el viaje del auto conocimiento, y menos sabremos de quiénes somos en realidad (y mejor conoceremos nuestro YO puro).

“La cara de la guerra”, del genial pintor Dalí, me puede ayudar a que comprendáis cómo me veo a mi mismo a veces… Un ser dentro de otros ser, que a su vez tiene otro ser oculto.
Cuanto más indagamos en nuestro interior para conocernos mejor, más largo va a ser el viaje del auto conocimiento, y menos sabremos de quiénes somos en realidad (y mejor conoceremos nuestro YO puro).

Entonces… ¿cuál es la mejor forma de actuar?
Debo reconocer que, a causa de mis actos, he conocido a muchas personas y he conseguido la confianza de otras tantas, pero, del mismo modo, mis actos han roto amistades o han conseguido que ciertas personas se alejasen. De todo eso se aprende, pero siempre hay algo que se repite, y es ese sabor agridulce al descubrirse uno mismo.

La meditación es una gran herramienta para el auto conocimiento, pero no podemos pasarnos eternamente bajo un árbol meditando... Hay que levantarse, caminar, y poner en práctica todo lo aprendido.

La meditación es una gran herramienta para el auto conocimiento, pero no podemos pasarnos eternamente bajo un árbol meditando… Hay que levantarse, caminar, y poner en práctica todo lo aprendido.

Bueno, ahora que lo pienso, no es un sabor agridulce.
Más bien es un sabor real, un sabor auténtico, un sabor que surge directamente del ser que habita en mi interior. Sólo somos máscaras de carne y huesos cubriendo algo mucho más sorprendente.
Somos un alma, una mente, una persona repleta de proyectos, sueños, deseos, temores, sensaciones… y somos únicos y especiales, y es labor nuestra sacar a la luz esa persona auténtica…
Eso sí. Deberemos sacarla a la luz respetando a los demás, siguiendo una serie de valores rectos y que poco a poco nos garanticen que vamos por el buen camino.

Lo complicado en esta vida, es descubrir hasta qué punto nuestros valores son rectos, y a partir de qué punto nuestros valores empiezan a hacer daño a los demás.
Decir las cosas a la cara…
Decir lo que pensamos…
Un tonteo, un flirteo…
Sexo, pareja, amistad…
Nuestras creencias…
La familia de sangre…
Ocultar nuestros deseos… o sacarlos a la luz, compartirlo y/o hacerlos realidad…
Cumplir nuestros objetivos en la vida…
Ser uno más en la sociedad y hacer lo que se espera de nosotros…

Una simple conversación se puede convertir en un flirteo, para a continuación dar paso a algo más… ¿Qué repercusión tendrá? Dependerá de infinitos factores.

Lo cierto es que es divertido, complicado, fácil, excitante y un pelín difícil esto de ser un ser humano en el mundo civilizado.
Mucho tiempo para pensar y para asentarse en el venenoso comfort.
Como dice Björk en Wanderlust
Lust for comfort suffocates the soul [El gusto por la comodidad ahoga al alma]

Buenísimas noches. Se os quiere.
Me siento feliz de poder compartir mi vida con la gente que habita este universo,
y en especial con mi marido Fran y mi perro Zubi ^_^
Igor.

telescopio-hubble-vuelve-fotografiar-pilares-universo-20-anos-despues-142075223227924427

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s