Mi propósito de 2015: ser un tío duro.

Fluír, con la vida y el universo. Es un buen propósito para la vida. Fluír con las emociones, con los sentimientos y la energía que recorren nuestra vida, dejarse llevar por los buenos propósitos, no oponerse a los sucesos que vienen a nosotros y aceptarlos tal y cómo son… pero, ¿qué hacer cuando la negatividad ataca nuestras vidas?

Somos protagonistas de nuestra vida, pero SÓLO de ella. En absoluto podemos pretender ser protagonistas de la vida de otras personas, del mismo modo que no podemos permitir que otras personas escriban en nuestro diario, que pinten nuestro lienzo con su propia y única visión de la realidad.

Muchísima gente se propone empezar a meditar como propósito para el 2015... ¿cuántos seguirán haciéndolo en el 2016?

Muchísima gente se propone empezar a meditar como propósito para el 2015… ¿cuántos seguirán haciéndolo en el 2016?

Es fácil leer libros de autoayuda, pedir ayuda a un gurú, un lama, un cura o un maestro de cualquier corriente espiritual, leer libros de filosofía y plantearse cómo debería ser un mundo ideal, algo cerca a una utopía que jamás se alcanzará. Lo complicado viene después, cuando toca enfrentarse al mundo, a los millones y millones de personas que forman este mundo, tan real como irreal, tan eterno como impermanente como nosotros lo queramos ver.

Es difícil plantearse una forma de vida y vivirla sin que otras personas se entrometan o traten de encadenarte a sus opiniones, quizá para no estar solas, quizá para apoyar sus teorías de negatividad… pero siempre, lo que intentan, es un trabajo en vano, porque de nada sirve que me echen su negatividad, que me encadenen a sus malos sentimientos, si eso no les sirve para vivir de una forma más feliz, soltando ese lastre innecesario, que a veces es llamado ego, otras veces apego, y otras tantas veces se le conoce como ira.

Según el budismo tibetano, los 'petra' son espíritus hambrientos, seres malvados e infelices que viven atados a una existencia posesiva y negativa. A menudos se les representa enganchados a sustancias nocivas y asquerosas, pero también pueden vivir enganchados a sentimientos negativos, y ese estado lo intentan transmitir a las personas o seres que les rodean.

Según el budismo tibetano, los ‘petra’ son espíritus hambrientos, seres malvados e infelices que viven atados a una existencia posesiva y negativa. A menudos se les representa enganchados a sustancias nocivas y asquerosas, pero también pueden vivir enganchados a sentimientos negativos, y ese estado lo intentan transmitir a las personas o seres que les rodean.

Entonces, uno se pregunta si tiene que ir de tipo duro por la vida para hacerse respetar y poder proteger así su rinconcito de buenos modales y propósitos, esa pequeña parcela de tranquilidad y positivismo.
Y yo me cuestiono:
¿Qué es ser un tío duro? Es una de tantas etiquetas que gobierna la sociedad y que poco a poco deberían desaparecer (pero algo me dice que estamos condenados eternamente a vivir con ellas).
Por este tipo de cosas, la mente de la gente, a veces, relaciona el ser un ‘tipo duro’ con los tatuajes, con escuchar música heavy o beber mucha cerveza cuando se sale con los amigos, y sucede que cuando alguien como yo decide hacerse un tatuaje o escuchar canciones de un estilo más heavy, piensan y dicen que es “para hacerme el duro.

Este niño sí que es un tío duro ^_^

Este niño sí que es un tío duro ^_^

Cuando alguien que el 90% del tiempo está traquilo se enfada, le acusan diciendo lo mismo: “Es para hacerte el duro, vas de chulito”, como si el derecho a cabrearse sólo fuese propiedad de los malotes.

No, la vida no es así.
Ser un hombre de verdad, comportarse como un tipo duro de verdad, es hacer las cosas como se tienen que hacer. Echarle huevos a la vida cuando hay que echarlos.

No hay que huír de los problemas, hay que afrontarlos de cara.
Hay que decir SIEMPRE la verdad.
Hay que buscar el bien, nunca el mal. No hay que sucumbir a la tentación de soltar una hostia y dar una mala contestación.
Ser un tío duro no es beberse 10 tercios de cerveza y sin tambalearse. Ser un tío duro es saber cuándo quieres beber algo de verdad, elegir una cocacola con sirope de vainilla en ciertas ocasiones, agua en otras y cervezas en las que te dé la gana.
Ser un tío duro es vivir fiel a uno mismo y a los principios que gobiernan la propia vida (siempre que esos principios ni pisen los derechos humanos).

winter-spring-pitti-uomo-mens-style
Nada más que decir. Pasen un feliz día.
Igor.

Anuncios

Una respuesta a “Mi propósito de 2015: ser un tío duro.

  1. Pingback: Evolución en 2015 | Desde Azul Escorpio·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s