Manual para una vida humana

A diario recibimos indicaciones sobre cómo ser felices.
Amigos, familiares, libros, telediarios, programas de radio… todo el mundo tiene un consejo para nosotros, todo el mundo tiene algo que añadir a nuestra vida para hacerla más plena.

Lo que más me sorprende es cuando ese consejo te lo dicen directamente a la cara, y dicho consejo viene por parte de la persona menos indicada.
¿Cuántas veces te han dado consejos de pareja personas que jamás han logrado mantener una relación por cuestión de unos meses?
¿Cuántas veces te han dado consejos sobre cómo ser más feliz y vivir más tranquilos, y esos consejos vienen de personas que ni son felices, y ni son tranquilos?

Una-pareja-observa-la-puesta-d_54268802246_53389389549_600_396

Podríamos decir la típica frase tonta de “consejos doy, para mi no tengo“, o decir aquello de “nadie se aplica los consejos que da“. Es mejor hablar desde la voz de la experiencia, y de verdad recomendar algo que hayas vivido o estés viviendo. Eso lo hará más auténtico, más propio, más humano.

Pero lo que más me revuelve el estómago es la sociedad, esa oscura red de protocolo y de buenas maneras que se ha ido tejiendo a lo largo de todos estos años. ¿Cuándo empezó? ¿Estaba premeditado? ¿De verdad hay un grupo de personas que tiene control sobre el mundo, como el conocido Club Bilderberg?
Estamos condenados a vivir bajo el entramado social que se ha formado mucho antes de que naciésemos, y no tenemos posibilidad alguna de cambiarlo.

internet-mundial

Naces para ser una máquina+producto, que vivirá cierto número de años, y en ese tiempo de vida habrás contribuído al funcionamiento de esta inmensa maquinaria llamada humanidad, en la que jamás habrá ningún humano que viva la suficiente para ver a dónde llegará… Entonces, ¿por qué ese amor al dinero, a las cosas, al mundo material? Jamás podremos llevarnos nada de eso a la tumba, y, aún así, se crean grupos y estratos sociales en función de su capacidad económica y materia.

SOMOS MÁQUINA+PRODUCTO.

MÁQUINA, porque a partir de cierta edad tenemos que ser útiles al estado. Quizá esto que acabo de decir nos recuerde al Tercer Reich, o a la China de Mao Tse Tung, pero no hace falta vivir en una dictadura para comprender que estamos aquí por y para servir al Estado.
Hemos de buscar un trabajo, pero no para prosperar o ganar dinero con el que comer y sobrevivir, además de pagar lo que de verdad necesitemos. No. Trabajamos para pagar una jerarquía económica y política que se ha extendido por el mundo entero, en el que nosotros somos los inferiores, y ellos son los superiores.
Vivimos de acuerdo a decisiones que se toman muy lejos de nosotros, pero afectan tanto como no poder comprar juguetes para los hijos, no poder tomar tranquilamente una cerveza al salir del trabajo, o vivir encadenados hasta la muerte a un piso que quizá no es el piso de tu vida. Mientras, los de arriba, hacen todo lo posible por no perder más dinero de su sueldo, porque claro, ellos necesitan mantener todos los gastos típicos de una persona de su categoría… es decir, estiércol, mierda, caca, pis, cosas asquerosa, cosas nauseabundas, su cerebro, su propia vida…
Y después somos PRODUCTO. Somos targets, objetivos de todo tipo de productos que llegan a nuestros sentidos por diferentes medios. No dejan de anunciarnos productos y modos de vida que nos hacen creer que los necesitamos. Comida, tecnología, belleza, viajes, aseguradoras… Ganamos dinero que debemos gastar, para así producir más negocio, más dinero y más producto.
¿Y dónde queda lo que deseamos de verdad? ¿Acaso una multinacional va a conocer de verdad mis necesidades? Lo dudo…

Estrella-Fugaz

El Universo tiene una antigüedad media de al menos 13.000 millones de años, y nuestra vida tiene una media de 80 años (algunos tristemente duran menos, otros durán más), y en ese corto tiempo, debes ceder media vida al Estado y al orden establecido, para que sólo seas tú mismo cuando eres niño o adolescente, y en ciertas ocasiones en las que sale a relucir tu verdadera personalidad, alejada de estereotipos y miradas acusadoras de la sociedad.

Vivimos demasiado poco tiempo como para permitirnos el lujo de abandonar nuestras sueños y ceder nuestra libertad a la sociedad.
¿Cuántos artistas han quedado ocultos por miedo a no ser aceptados? ¿Cuánta gente vive una vida que no es la suya, sino la de sus padres o abuelos?
¿Cuántos científicos, empresarios, deportistas, pintores, doctores, exploradores, aviadores (o cualquier otra profesión) han terminado en el lugar más equivocado?

Seguramente sea egoísta escribir todo esto, porque el mundo está repleto de desgracia, muerte y desesperación. Hambre, guerra y enfermedad destruyen la vida de cientos de personas a diario en nuestro planeta, y aquí yo, imbécil, escribo sobre la autorealización y la lucha contra un Estado opresor… pero…
Si de verdad todo el mundo actuase con bondad, haciendo lo necesario, dando a cada persona lo suyo y necesario… ¿no se solucionarian poco a poco muchos problemas?
Hay gente que pide ayuda a Dios para poder terminar con el hambre y la guerra en el mundo, y otra gente se ríe de ellos por hacerlo. En realidad, Dios no tiene nada que ver con esto. La guerra y el hambre, y permitir la muerte de tanta gente en el tercer mundo, es algo del ser humano, que hemos permitido y estamos manteniendo a lo largo de todos estos años, y hasta que no haya una renovación mental y política a nivel general, no se terminará con tanta desgracia en el Tercer Mundo.

libertad-e1392328997799

Pero, por mucho que escriba, no dejaré de ser una máquina que debe recaudar dinero al mes para ceder parte al estado (de múltiples formas) y así poder gastar el poco tiempo libre que nos deja la vida y los pensamientos para ser un poco más yo, y un poco menos Igor.

Un fuerte abrazo y un gran beso, Igor.

Anuncios

Una respuesta a “Manual para una vida humana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s