El valor del perdón

Buenos días.
Poco a poco se acerca el final de año. Un año constructivo y destructivo a partes iguales. Se crean y rompen lazos, y se descubren nuevos caminos. El balance siempre es positivo 🙂

Así de positivo es mi balance :-)

Así de positivo es mi balance 🙂

Me gusta ver la vida como un continuo camino de crecimiento en el que no dejamos de aprender, pero a veces las lecciones no son claras, y me cuesta sacar algo en claro. A veces me pregunto… ¿Qué significa todo esto? ¿Por qué tengo que vivir este tipo de experiencias?
Los caminos de Dios son inescrutables.

Hablando del años 2013… No me gusta ver el tiempo como algo fijo o matemático. Es lógico el uso de calendarios y relojes, pero en el fondo es una sucesión de números que a veces se les da demasiada importancia… ¿qué valor tienen los cumpleaños? ¿y las fiestas? Los días del calendario pasan, y entonces llegan los cumpleaños de los amigos, de los familiares, de los conocidos… llegan las fechas del aniversario, del primer beso, del inicio del noviazgo… incluso se repiten las fechas de las defunciones de las personas que fallecieron y marcharon al otro lado.

reloj-antiguo-300x225

Son sólo números, y nos llegan a emocionar. Nuestro alma, cuya naturaleza es libre y moldeable, se encajona en las cuadrículas de nuestra mente, cediendo al comportamiento dualista al que estamos tan y tan acostumbrados.

Todos comprendemos qué es el bien y qué es el mal… ¿o quizá no lo comprendemos tan bien? No me cansaré de repetir lo que otras personas, seres sabio e inteligenes, no se cansan de decir. El sufrimiento existe, la propia existencia conlleva el sufrimiento, el deseo y la ignorancia son la verdadera fuente del sufrimiento, todos los seres buscan la felicidad y desean alejarse del sufrimiento… y existe un camino para hacerlo.

Nuestra mente es egoísta y demasiado subjetiva, y a las personas nos encanta hacer juicios de valor por todas partes: “esto está mal“, “esto está bien“, “esto yo no lo haria, y si tú lo haces no pasa nada, pero que sepas que está muy mal“…
Nos encanta sentar cátedra en temas que no nos conciernen, y creamos problemas donde no es necesario crearlos.
Somos amantes de la polémica. Quiza nos comportemos así porque todos añoramos tener delante una cámara de televisión, sentirnos estrellitas por un día y hacer nuestro mejor papel de víctima.
Nuestro enfado va en crecimiento únicamente por el motivo de desear quedar por encima de la otra persona, y he podido observar que ese egocentrismo es tan fuerte, que hacemos oídos sordos cuando alguien nos pide perdón, cuando alguien dice que lo único que quiere es que todo esté bien, cuando alguien dice que desea no hacer ningún mal a nadie, y que si lo ha hecho, vuelve a pedir perdón.

abrazo_padre_hijo

Me doy cuenta de que somos incapaces de dar nuestro brazo a torcer cuando sabemos que alguien sufre, cuando sabemos que esa persona llora por nuestra culpa y lo único que ha hecho es pedirnos perdón… ¿Cuál será la mejor forma de actuar? ¿Un email de despedida? ¿Un silencio incómodo? ¿Un alejamiento? ¿Una sonrisa falsa?

¿Acaso la solución no podría ser como esta conversación?
-Siento todo lo que ha pasado. ¿Me perdonas?
-Sí, te perdono.

Las personas infravaloramos el poder del perdón y de la intención, y nos apegamos a nuestro ego, a nuestra “posición” social, familiar o laboral.

Del mismo modo que infravaloramos el poder del perdón, nos apegamos al lado dualista de nuestra vida. Blanco y negro, paz y guerra, hombre y mujer, hetero y homo, alto y bajo, bonito y feo, sonido y silencio… Estamos obsesionados con los dos lados de la moneda, obviando las escalas de grises y mil colores que existen siempre entre los dos extremos. Y quizá por ello nos negamos a dar nuestro brazo a torcer, a reconocer nuestras equivocaciones, o simplemente, dar eso que piden algunas personas, que simplemente es eso… perdonar.
Cuando alguien perdona no hay ni perdedores ni ganadores.

Pero ojo, cuando hablo del perdón y de perdonar, hablo de acciones sinceras.
Si en algún momento yo pidiese perdón a alguien, para nada serviría que esta persona lo hiciera mirándome por encima del hombro, riéndose en su interior de mi persona, viéndose a si mismo como el vencedor y a mi como el humillado perdedor que regresa a casa con el rabo entre las piernas. Ese tipo de perdón vale una mierda.

Cuando alguien pide perdón a otra persona de forma sincera y humana, lo hace desde una altura humana y humilde, y la persona que perdona, debe hacerlo desde la misma altura, para que el acto sea bondadoso, y no queden cabos sueltos.

abrazo2

Pero somos humanos. Siempre actuará el ego en los momentos de debilidad, y, creyéndonos inmortales, destruiremos toda posibilidad de convertir el dolor en algo bonito…

Al principio del texto dije que el tiempo era algo matemático, pero hice referencia a su medición, a la obsesión humana por encasillar todo…
Pero… ¿qué pasará el día en que decidamos acercarnos a esa persona que nos pidió perdón de forma sincera, que reconoció sus errores y sufrió por las acciones cometidas? Esa persona habrá cambiado, y seguramente, nuestro perdón ya no valdrá lo mismo.

Con mis mejores deseos, pasad unas felices fiestas de Navidad, y que tengáis un próspero año 2014 (pese a la crisis y al horroroso clima nacional e internacional 😉 ).
Un beso y un abrazo, Igor.

Anuncios

4 Respuestas a “El valor del perdón

  1. El perdón es un regalo que nos damos a nosotros mismos. Muchas veces, lo esperamos de una persona, cuando, lo primero que debemos hacer, es perdonarnos nosotros mismos … Nada va a cambiar el perdón si no aceptas los errores cometidos, las situaciones sufridas y las amistades perdidas. Nada volverá a ser como antes, y por eso, es por lo que debes perdonarte.

    Este año 2014 comienza con nuevas amistades, nuevas situaciones y muchas alegrías. Perdonar es aceptar el pasado, para así poder vivir el presente. Así que te deseo un nuevo año con mucho perdón en tu vida. ¡Un fuerte abrazo!

    Me gusta

  2. Muy cierto tu comentario, Príncipe. Todo lo que sentimos surge de nuestro interior, y a veces es sólo necesario un “click” para cambiar 🙂 Un abrazo enorme, y que tengas un genial 2014!!!!! 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s