Conocimientos

Los humanos nacemos, crecemos y morimos, eso es algo innato y natural en todos nosotros. Pero nos llegamos tanto a acostumbrar a las cosas, a la vida, a las personas, que su pérdida resulta muchas veces impensables.

El reloj marca y marca las horas, minutos y segundos, y nunca se detiene. Nos encanta que los padres nos hablen de cosas de cuando ellos eran niños pequeños, adolescentes. De cómo fueron madurando. Ver el lugar donde nacieron, crecieron. Su vida, sus costumbres. Ver a qué jugaban, qué cosas les hacían reír, llorar y disfrutar. Conocer su familia, pensamientos. Ver poco a poco cómo llegaron a ser lo que son en este momento (o lo que fueron, dependiendo el caso).

Disfruto al ver cómo conocen el mundo actual, la evolución del ser humano, el planeta Tierra. Todos somos iguales.

La nada, un feto, nueve meses, el milagro de la vida, nacemos, crecemos,hablamos, miramos, comemos, conocemos, bebemos, queremos, probamos, odiamos, deseamos, seguimos creciendo, nos relacionamos, jugamos, nos divertimos, nos sentimos solos, nos sentimos unidos. Enemigos, amigos, novios, novias, mil ‘te quiero’, muchos ‘te odio’, educación, familia, religión, desgracias, muertes, alegrías, nacimientos, nos formamos, nos equivocamos, maduramos, seguimos creciendo. Trabajamos, estudiamos, decidimos nuestra vida, vivimos enamorados, vivimos solos, encontramos la felicidad, caminamos con los brazos bien abiertos, cogidos de la mano. Un abrazo de multitud, abandonar el hogar, y a veces, no conocemos más.

Del mismo modo que yo conozco la actualidad, mis padres también lo hacen, pero jamás será igual. Seguramente ellos no conozcan el futuro que veré con mis ojos, y lo mismo me sucederá a mi con el paso de los años. Es la historia de nunca acabar, vivir un tramo de vida de la humanidad, insignificante, el tiempo que dura una palmada.

Como decía un maestro zen: “la palma izquierda es lo espiritual, la palma derecha es lo material (nuestro cuerpo), y la palmada que surge al chocarlas, ese instante minúsculo… es lo que dura nuestra vida”. 🙂

Con mucho cariño, buenas noches!

Anuncios

2 Respuestas a “Conocimientos

  1. A veces he llegado a pensar que no me conviene encariñarme con nadie puesto que algún día sé que les veré marchar. Incluso e oído como algunas personas lo decían. Quizá tienen razón, quizá en algunos momentos nos alegramos de no haber conocido más a la persona que se va, pero a lo mejor sí que es mejor hacerlo, porque siempre un recuerdo será mucho más bonito que no tener nada.

    Me gusta

    • Si uno tratase de tener controlados incluso los sentimientos de amor, cariño y demás tipos de sentimientos positivos, que siente a las personas que le rodean, lo único que consigue es bloquear el amo que ha de surgir entre las personas, La muerte es un proceso natural, y no sólo la muerte física, si no la muerte de todo lo que nace, ya sea una amistad, un amor, un concepto… no puede existir nada eterno. Si se trata de mantener eterno algo que jamás lo será, sólo conseguiremos entristecernos más, amargarnos, y demás cosas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s