A dos días de Navidad

A dos días de Navidad todo parece nuevo. Para algunos no es así pero realmente lo es. Es como aquellas ocasiones en las que tanto hombres como mujeres matamos por llegar al destino, nos comportamos como si fuera la primera y última vez que hacemos algo así, algo tan íntimo y a la vez tan mundial. Nacemos y morimos en un sólo instante y nos dejamos llevar por el torrente húmedo que fue el que nos trajo a este mundo. A sólo dos días de Navidad la gente se acelera, incomprensiblemente, como si fueran gotas cargadas de placer, huyen de sus hogares y se encierran en macro-hangares dónde usan tarjetas de plástico para llevarse sensaciones esterilizadas por la Unión Europea. No importa del tamaño que sean. Son sensaciones especialmente diseñadas para nosotros. Se pueden colocar en el rincón que deseen, incluso de tu propio cuerpo.
Ya lejos quedan los años dónde las sensaciones eran putrefactas, naturales, ácidas y dulces. Originalidad existe en cada paso dado, la novedad se crea y destruye a cada segundo… pero a día de hoy, nada es igual que ayer.
A sólo dos días de Navidad la vida se acelera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s